Noticia: En marcha el Observatorio Shock Monitor

Derechos Humanos y Empresas Militares y de Seguridad Privada

El pasado 21 de abril, en el marco del Seminario Internacional “Derechos Humanos y nuevas formas de mercenarismo: violaciones, límites y oportunidades del orden jurídico internacional”, NOVACT puso en marcha el Observatorio de Derechos Humanos y Empresas Militares y de Seguridad Privada ShockMonitor, un proyecto internacional de investigación, monitorización, documentación, análisis y trabajo en red.

El seminario fue una jornada llena de mesas de debate en torno a la industria militar y de seguridad privada desde una amplia variedad de puntos de vista: académico, militar, civil, político e institucional, para analizar las consecuencias de la actividad de estas empresas sobre los Derechos Humanos y sus mecanismos de funcionamiento, así como para discutir el papel de los Estados y del orden jurídico internacional a la hora de regular y controlar sus acciones.

En línea con la visión estratégica del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre el uso de mercenarios, desde NOVACT se presentó ShockMonitor como una herramienta necesaria para controlar  el impacto de las actividades de las Empresas Militares y de Seguridad Privada (EMSP) y contra la impunidad de las violaciones cometidas por esta industria.

A través de la creación de esta red de investigación, y frente a la falta de estudios y estadísticas oficiales, este proyecto tiene también como objetivo prevenir las consecuencias de la privatización de la guerra y la seguridad, documentando, recopilando y analizando los datos recogidos por organizaciones de la sociedad civil trabajando sobre el terreno, activistas de derechos humanos, mundo académico, investigadores y centros de investigación.

Una de las prioridades que quisimos destacar durante el seminario fue la necesidad de hacer llegar hasta Naciones Unidas las diferentes situaciones y contextos de violaciones de derechos humanos recogidas sobre el terreno y poder, así, sumarlas al debate sobre las funciones y obligaciones de los estados.

“La multiplicación de las funciones de la industria militar y de seguridad privada afecta a un número cada vez más amplio de derechos y libertades”

Esta monitorización constante a nivel internacional de las actividades de las EMSP se hace imprescindible debido al funcionamiento actual de la industria militar y de seguridad privada, que permite que estas empresas trabajen para más de un cliente dentro de un mismo territorio sin tener la obligación de rendir cuentas por sus acciones. El trabajo de investigación presentado hasta el momento dentro del proyecto ShockMonitor, indica que la mayoría de estos clientes provienen del sector público, aunque el aumento en otros sectores, como el energético, es también muy significativo, así como la multiplicación de sus funciones, afectando a un número cada vez mayor de derechos y libertades.

Seguridad Humana, EMSP y Violaciones de Derechos Humanos

Las intervenciones del Seminario se centraron, además, en la detección de límites y en la presentación de nuevas iniciativas que podrían suponer una oportunidad para regular esta industria. Las EMSP son una nueva forma de mercenarismo que, según la Dra. Helena Torroja, no encaja dentro de la definición actual de “mercenario”.

“Son los ciudadanos quienes sufren las consecuencias de la actividad de las EMPS, y es por eso que los mecanismos actuales de autorregulación y los diversos acuerdos políticos no son suficiente”

Torroja, profesora de Derecho Internacional Público en la UB, directora académica del CEI Internacional Affairs y autora del Informe “Violaciones de derechos humanos por las nuevas formas de mercenarismo y Derecho Internacional Público”, presentó la perspectiva del seminario:  “la defensa del derecho humano a la seguridad” y, por lo tanto, la obligación de los estados de garantizarlo a toda su población. Son los ciudadanos, recordó, quienes sufren las consecuencias de la actividad de las EMSP, y es por eso que los mecanismos actuales de autorregulación no son suficiente; tampoco los diversos acuerdos políticos, dado que ciertas acciones no se pueden privatizar i existen, también, multitud de otras actividades a les cuales habría que poner límites.

En los numerosos contextos internacionales donde operan este tipo de empresas, no se aplica el sistema global instaurado por el mundo occidental basado en la seguridad humana y la responsabilidad de proteger, según afirmó el Dr. Mario Laborie Iglesias, Coronel del Ejército de Tierra español, asesor político del Eurocuerpo y Doctor en Paz y Seguridad Internacional.

“Las EMSP violan multitud de derechos humanos”,  recordó José Luis Gómez del Prado, ex miembro del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre la  utilización de mercenarios, poniendo como ejemplo algunos casos de tortura, ejecuciones sumarias y violaciones del derecho a la salud.  Contrariamente a la definición tradicional de “mercenarios”, alertó, las compañías actuales son legalmente reconocidas por gobiernos e instituciones, están registradas en las cámaras nacionales de comercio, y cuentan con importantes conexiones con los mundos militar, político y policial, además de con las agencias de inteligencia nacionales.

Derecho Internacional Contemporáneo: Planes de Acción y Vacíos Legales

La adopción de planes de acción local y global para conseguir imponer límites vinculantes a la privatización de la seguridad y la fuerza armada es, para la Dra.Torroja, una estrategia esencial. Ya existen, en esta misma línea, un número relevante de normas de Derecho Internacional general que ponen límites a esta privatización y que podrían conformar un estándar mínimo internacional. Junto con las normas de desarrollo progresivo, este estándar mínimo podría ser el camino para conformar un tratado internacional o una declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas,  impulsados por un trabajo coordinado de movilización entre sociedad civil y representantes académicos y políticos.

Tan importante como identificar los vacíos legales existentes en la legislación internacional, es definir qué tipo de mecanismos permitirían señalar, cuando se produzcan casos de violaciones de derechos humanos, cuál es la responsabilidad de las empresas pero también de los Estados, contratantes de servicios de seguridad a agentes privados no capacitados para ejercer ciertas funciones. Lo explicó el asesor legal sénior de la Comisión Internacional de Juristas e Investigador asociado del CEI International Affars, Carlos López.

La directora del Human Rights in Business Program, Rebecca DeWinter-Schmitt, profundizó en los tipos de alternativas que podrían hacer frente a este vacío legal, controlar la actividad de las EMSP y definir las obligaciones legales de Estados y Empresas, a través del análisis de  las diversas iniciativas de soft law ya puestas en marcha a nivel internacional. Su investigación se centra en las carencias y avances que ha supuesto tanto el documento de Montreux,  como el ICoC y los Planes de Acción Nacionales, así como en detectar qué criterios y mecanismos de funcionamiento podrían ser efectivos.

El futuro: proteger y resucitar los derechos humanos

Des del Institut Català Internacional per la Pau, su presidente, Xavier Masllorens, alertó de la situación global de vulnerabilidad de los derechos humanos y del desequilibrio en el binomio Libertad-Seguridad, y afirmó que no solo es necesario regular los derechos y libertades humanas para su preservación y defensa, sino también, en algunos casos, para resucitarlos.


Para más información
:

CÓMO PARTICIPAR en la red de investigació ShockMonitor, AQUÍ.
CÓMO RECIBIR todas las novedades y noticias de actualidad, AQUÍ.
Twitter: @ShockMonitor