Comunicado: Nuestra dignidad pasa por el Rif #Hirak

La trágica muerte de Mohcine Fikri en Alhucemas -vendedor de pescado de 31 años, que fue aplastado el pasado 28 de octubre por un camión de basura mientras desafiaba el embargo de sus bienes por las autoridades locales- desembocó el nacimiento del movimiento popular del Rif (Norte Marruecos) para la mejora de los derechos económicos, sociales y culturales de la ciudadanía de esta región que se caracteriza por la ola de protestas en todo el Estado para denunciar la “hogra” (humillación, abuso de poder) a la cual es sometida la ciudadanía marroquí; NOVACT observa con gran preocupación la represión de las personas que defienden los de derechos humanos, periodistas, disidentes políticos y  ciudadanía.

Equip_RifDesde el 26 de mayo, las autoridades marroquíes han llevado a cabo intervenciones violentas contra las manifestaciones en el Rif y los movimientos de solidaridad de otras ciudades de Marruecos, con un saldo de 86 detenidos según las autoridades del país, 109, según informan las organizaciones de derechos humanos. Los y las activistas detenidos se enfrentan a acusaciones graves como insultar a un predicador, atentar contra la seguridad interior del Estado, recibir fondos del extranjero, hostilidad contra los símbolos del Estado durante las concentraciones públicas, entre otros, que pueden conllevarles penas de un mes hasta 20 años de prisión.

El principal motor de estas protestas es exigir medidas sociales, económicas y culturales que pasan por elevar el número de inversiones, infraestructuras y desarrollo a una de las zonas más empobrecidas y enclavadas de Marruecos. Estas medidas deberían incluir la mejora urgente de servicios públicos básicos como la salud, con la creación de un hospital oncológico, la educación, la mejora de las condiciones laborales, el fin del decreto de militarización vigente des del 1958 y el reconocimiento histórico de los derechos de la región y sus habitantes. Asimismo, se pone de manifiesto la desigualdad y la doble discriminación de las mujeres y niñas rifeñas, que sufren problemas de escolarización, de acceso a servicios médicos- sobretodo materno-infantil – o de escasa participación política en el país.

Durante las últimas semanas, las autoridades marroquíes han llevado a cabo intervenciones violentas contra las manifestaciones en el Rif y los movimientos de solidaridad de otras ciudades del país. A la represión violenta de las manifestaciones se materializa en más de 100 detenciones de activistas donde ciertas personas se enfrentan a 18 meses de cárcel acusados de “actuar con violencia contra las fuerzas del orden público y manifestarse sin autorización”. Además de las detenciones, los y las activistas del movimiento han denunciado torturas físicas y psicológicas.

Frente a esta situación, NOVACT, en su apoyo a movimientos noviolentos y de resistencia civil pacífica, se suma a las voces democráticas de solidaridad con el Rif y manifiesta que:

  1. Declara su apoyo y solidaridad absoluta con el movimiento pacífico en el Rif y su lucha por la mejora de las condiciones sociales y la defensa de los Derechos Humanos de la zona.
  2. Denuncia la represión y el clima de miedo por parte de las autoridades marroquíes y condena activamente las detenciones arbitrarias de los y las activistas, y el silenciamiento de periodistas y ONG.
  3. Exige respeto al derecho de manifestarse de forma noviolenta y pide la liberación de todas las personas detenidas arbitrariamente durante las protestas.
  4. Hace un llamamiento a la opinión pública catalana, española y europea para que expresen su posicionamiento y solidaridad con el pueblo rifeño.
  5. Se compromete a seguir apoyando a las organizaciones que trabajan por los derechos humanos en Marruecos. Confiamos que, con el tiempo, Marruecos vuelva a contarse entre los estados que están abiertos al trabajo de organizaciones independientes de promoción de los derechos humanos.