Comunicado: Ante las acusaciones de la Guardia Civil sobre dos de nuestros miembros

Ante las acusaciones de la Guardia Civil filtradas por el diario El Confidencial el pasado 20 de marzo de 2018 a través del artículo “La Guardia Civil identifica a los lideres de los ‘comités cubanos’ que bloquearon Cataluña” donde se afirma que dos los miembros de nuestra organización Pepe Beúnza y Martí Olivella, formaron parte de la “cúspide los Comités de Defensa de la República (CDR)”, que orquestaron una estrategia de desobediencia civil durante el 1 de Octubre y los días posteriores, NOVACT quiere denunciar el proceso de criminalización de los activistas defensoras y defensoras de los derechos humanos, que como Pepe y Martí, han luchado contra el autoritarismo y la vulneración de los derechos humanos en Cataluña y el resto de España durante décadas.

En un momento de excepcionalidad política y social, con graves vulneraciones de derechos humanos y violencia, la plataforma “En Peu de Pau” y los miembros que la conforman han promovido la noviolencia para fortalecer la convivencia, la cohesión social y la defensa de los derechos humanos.

La noviolencia, y concretamente la desobediencia civil, es un método legítimo de disidencia contra las políticas autoritarias y injustas de un gobierno. La acción noviolenta directa busca la transformación de situaciones injustas, fomentando la cohesión social y previniendo la violencia directa, estructural y cultural de las sociedades.

La noviolencia es la expresión de los pueblos para mantener su razón y credibilidad ante la violencia. Es el poder de todas, utilizado en la historia reciente por figuras tan relevantes como Gandhi, Marti Luther King o Nelson Mandela, pero también activistas que han dado su vida en la lucha contra la vulneración de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Criminalizar la promoción de la noviolencia es un ataque directo al ejercicio democrático de los pueblos y por tanto, refleja la deriva autoritaria del gobierno español. La crítica política y la acción noviolenta no es un delito, como ha dictaminado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en resoluciones condenatorias, contra el Gobierno de España.

Novact
27/03/2018