Comunicado de Novact ante la masacre por parte del Estado de Israel el Día de la Tierra en Palestina

COMUNICADO DE NOVACT ANTE LA MASACRE DE ISRAEL DURANTE EL DIA DE LA TIERRA EN PALESTINA
Novact muestra su firme condena al ataque más sangriento contra el pueblo palestino por parte del Estado de Israel desde la ofensiva militar de 2014 en Gaza, y exige la apertura de una investigación independiente y la imposición de embargo militar para bloquear las importaciones y exportaciones de material armamentístico y de doble uso a Israel. 
 
El pasado 31 de marzo, Día de la Tierra palestina, más de 40.000 palestinos y palestinas caminaron de forma pacífica en Gaza hacia la línea verde en la frontera con Israel, con el fin de mostrar su rechazo a la continua confiscación de tierras y al expolio que el Estado de Israel lleva imponiendo a los palestinos desde la Nakba (“catástrofe”) en 1948. La marcha también muestra el llamamiento al derecho al retorno de los más de 7 millones de palestinos refugiados dentro de Palestina ocupada y en otros países circundantes. A través de nuestras socias en Gaza sabemos que los manifestantes declararon previamente que el único objetivo de la manifestación pacífica sería el llamamiento a la implementación de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidad número 194 sobre el derecho al retorno de los refugiados y que llevarían sólo banderas palestinas y de las NNUU. A ello, las fuerzas israelíes respondieron con cartas intimidatorias y amenazadoras a los organizadores diciendo que enviarían francotiradores y una unidad de perros adiestrados a lo largo de toda la frontera con Gaza. 
Desde 1976, la población palestina ha protestado cada año en respuesta al anuncio del gobierno israelí, del 30 de marzo de ese año, de promover un plan para expropiar las tierras de propiedad palestina dedicarlas a nuevos asentamientos judíos. Entonces, en los territorios palestinos ocupados e Israel, la población se sumó a una huelga general y se organizaron numerosas manifestaciones en las ciudades de mayoría palestina desde la Galilea hasta el desierto del Naqab. En aquellos eventos, 6 palestinos fueron asesinados y otros cientos resultaron heridos y arrestados. En este caso, es importante remarcar que los residentes de Gaza se encuentran entre los pueblos más desposeídos del mundo hoy en día debido al bloqueo que sufren desde hace más de 10 años y que está llevando a la extrema asfixia a la sociedad, pero ningún poder en la faz de la tierra puede simplemente erradicar su existencia y su voluntad de seguir viviendo. 
A pesar del claro objetivo pacífico de las manifestaciones,  el ejército israelí atacó desde la distancia a la población civil con munición real y con drones que lanzaron gases lacrimógenos. Se utilizaron nuevas armas y material anti-represivo de última generación, siguiendo con la estrategia de la industria militar y de seguridad del país de probar su nueva armamentística sobre población civil desarmada y así poder ponerlas en el mercado con el sello “Tested in Combat” (“probadas en combate”). De hecho, el complejo militar-israelí utiliza estas operaciones militares como escaparate internacional de sus nuevas creaciones armamentísticas. Como hemos analizado en nuestras investigaciones, el negocio de la guerra y la seguridad que promueve Israel y que mantiene la ocupación supone miles de asesinados y heridos año tras año, con un alto impacto generacional en el futuro. 
En esta ocasión, el resultado fue de 18 civiles asesinados y más de 1400 heridos palestinos. El alto número de víctimas prueba que el Estado de Israel continúa, en completa impunidad, haciendo un uso excesivo y desproporcionado de la fuerza. 
Considerando que las órdenes a los francotiradores se dieron desde los más altos puestos políticos y militares oficiales del gobierno de Netanyahu y que el ministro Avigdor Liberman se ha expresado en contra de realizar cualquier indagación sobre la violación a los derechos humanos cometida tras los llamamientos de Naciones Unidas y la Unión Europea instando a ello, desde NOVACT creemos fundamental organizar una investigación independiente.
Ante la acción noviolenta de las personas palestinas ejerciendo y exigiendo el respeto de sus derechos humanos y el cumplimiento de las numerosas resoluciones de Naciones Unidas, el gobierno de Israel responde con nuevas ejecuciones extrajudiciales y más represión. NOVACT hace un llamamiento a:
    
    – Llevar a cabo una investigación independiente que muestre detalladamente la verdad de los hechos incluyendo la brutalidad y el uso desproporcionado de la fuerza del ejército israelí contra población civil desarmada, con el objetivo de acabar con la impunidad del Gobierno israelí y exigir justicia y reparación a las víctimas de la masacre. 
    
    – Imponer un embargo a las exportaciones e importaciones del material militar, defensa, armamentístico y de doble uso de Israel, para evitar seguir alimentando el complejo militar y securitario del país como sector que esta alimentado la espiral de violencia y manteniendo la ocupación de Palestina;
    
    – Apoyar a la sociedad civil y los movimientos de resistencia civil noviolenta de GazaCisjordania e Israel, y otros puntos de Mashreq donde la población palestina se encuentra en situaciones indignas;
    
    – A acabar con la ocupación de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas incluidas el derecho al retorno de la población palestina expulsada durante los diferentes episodios de limpieza étnica del pueblo palestino.
    
   
 
 NOVACT
 5 de abril de 2018