Comunicado oficial

Hace unas semanas, tuvimos noticia de un caso de acoso sexual cometido por un destacado miembro de una organización palestina, socia estratégica de NOVACT a lo lago de la última década. Conscientes de la gravedad de la situación, hemos consultado a abogadas locales e internacionales así como a representantes de la sociedad civil y movimientos feministas.

Ha sido un proceso difícil y doloroso al que hemos dado máxima prioridad, pues hay líneas rojas que nuestra organización nunca cruzará. Desde NOVACT, condenamos de manera rotunda todo tipo de acoso sexual y expresamos nuestra solidaridad con las personas que lo sufren. Nuestro trabajo a favor de los derechos humanos y de los procesos de autodeterminación solo tiene sentido si luchamos contra el abuso en todas sus variantes y, especialmente, contra el que afecta a las mujeres.

También somos conscientes de nuestro delicado papel en el terreno. Nuestra misión es apoyar, sin imposiciones, a organizaciones y movimientos locales en su trabajo de resistencia noviolenta, contribuir a que logren los fondos y capacidades necesarias para ello, acompañarles en el diseño de estrategias y en los procesos de aprendizaje. Por ello, creemos que debemos respetar el derecho de nuestros socios y socias a decidir cómo afrontan la situación. Siempre y cuando tomen medidas para atajarla y para controlar que no vuelve a repetirse. Sin injerencias, pero respetando nuestros principios.

Consideramos, además, que es fundamental que se diferencie entre actos individuales y la legitimidad de un movimiento que lucha por la autodeterminación de mujeres y hombres. Lo contrario haría un flaco favor al pueblo palestino y a la lucha por la paz, la justicia y la dignidad.

Teniendo en cuenta todo lo antes mencionado, hemos creído necesario actuar de manera contundente. Por ello:

  • Hemos interrumpido los proyectos que NOVACT desarrollaba con nuestro socio palestino hasta que se redacte un protocolo de actuación contra el acoso sexual y abuso de poder en el entorno laboral y hasta que se conozca qué respuesta se dará a la presente situación.
  • Hemos iniciado un proceso interno, en el que intervendrán expertas en la materia, para elaborar nuestro propio protocolo contra el acoso sexual y abuso de autoridad tanto en el seno de la organización como en las relaciones con nuestros socios.
  • Hemos querido compartir este difícil momento y hacerlo con transparencia, ya que un problema como el acoso sexual no debe ser invisibilizado ni ignorado si de verdad queremos que sea erradicado.