El Cuarteto del Diálogo tunecino gana el Premio Nobel de la paz

La Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH), junto a otras tres organizaciones de Túnez, ha recibido el Nobel de la Paz 2015. La LTDH es socio, junto con NOVACT, del proyecto «KHOTWA, fortalecimiento del papel de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la defensa y promoción de los derechos humanos en el proceso de integración regional en el Maghreb«, financiado por la Unión Europea, cuya área de intervención es Mauritania, Marruecos, Túnez y Argelia.

El pasado viernes 9 de octubre el Comité Noruego del Nobel ha galardonado al Cuarteto del Diálogo tunecino, por «su decisiva contribución a la construcción de una democracia plural tras la crisis política de 2011 conocida como la Revolución de los Jazmines» y por la organización de un «diálogo nacional entre los islamistas y su oponentes». Este premio se dirige sobre todo a la sociedad civil de Túnez, «único país protagonista de las revueltas árabes que ha sido capaz de llevar su transición democrática a buen puerto», dijo el jurado del Nobel. 

El Cuarteto, que se formó en el verano 2013  en un momento en que el proceso de democratización estaba en peligro a causa de los asesinatos políticos, está compuesto por cuatro organizaciones  de la sociedad civil tunecina: el Sindicato General de los Trabajadores de Túnez; la Confederación de la Industria, Comercio y Artesanía Tunecina; la Liga Tunecina de Derechos Humanos, y la Orden Tunecina de Abogados.

En el articulo del periódico digital Huffington post se habla de Túnez como un ejemplo y una esperanza. El Cuarteto lanzó «un proceso político alternativo y pacífico justo cuando el país estaba al borde de la guerra civil», dijo el comité. También destacó que el premio es otorgado al grupo en su conjunto y no a las cuatro organizaciones individuales, para subrayar el valor colectivo de este mismo.

El articulo publicado en El País afirma que:

Para Túnez este premio tiene un valor muy alto considerando que su frágil democracia se ha tenido que enfrentar ya a desafíos y amenazas como la del terror islamista que ya ha actuado mortalmente en su territorio contra la industria del turismo y la presencia de occidentales. Pero esto no tiene que ser un punto de llegada para ellos sino un respaldo a una sociedad que hace casi seis años inició el camino hacia la democracia y a la que no hay que abandonar en sus aspiraciones.

© Foto de portada: http://www.lucidez.pe/