Comunicado: Las fuerzas de ocupación Israelíes continúan sus ataques a organizaciones palestinas de DDHH, con un nuevo ataque a la oficina de la Unión de Comités de Mujeres Palestinas en Hebrón

 

Actuaciones como estas, no forman parte de un acontecimiento aislado, sino que se repiten de manera continuada creando un clima de violencia e inseguridad para las organizaciones palestinas a la hora de realizar su trabajo en la legítima defensa de los Derechos Humanos.

 

Septiembre, 2019

Al igual que ocurriera el 19 de septiembre en la oficina de Addameer, durante las primeras horas de la madrugada del pasado martes 24 de septiembre, en menos de una semana las fuerzas de ocupación israelíes entraron de nuevo a registrar la oficina de la organización de derechos humanos (DDHH) palestina Unión de Comités de Mujeres Palestinas (UPWC) en la ciudad de Hebrón, destruyendo algunas de sus pertenencias y confiscando equipos y otros materiales, incluida una impresora, un ordenador portátil y algunas fotografías.

UPWC se constituyó en 1980 como una iniciativa para apoderar a las mujeres palestinas a todos los niveles y contribuir así a la lucha nacional palestina contra la ocupación militar de Israel. UPWC es una organización progresista de mujeres de base, parte activa del movimiento de mujeres palestinas, en particular, y del movimiento por la lucha nacional, en general. Trabaja hacia la autonomía de la mujer palestina en todos sus aspectos como agente activo de transformación social y como un eje fundamental en la lucha del pueblo palestino en su proceso de liberación nacional. Ofrece servicios de atención psicosocial, formaciones y asesoría legal a supervivientes de violencia de género y a mujeres ex presas palestinas en cárceles israelíes.

Distintas organizaciones de base social y ONGs del Estado español, como Novact, Suds, Paz con Diginidad, AECOS, Mundubat y Sodepaz, queremos reafirmar nuestra solidaridad y compromiso con el trabajo de UPWC en Palestina, y mostrar nuestro apoyo al comunicado publicado este martes por la organización, donde se afirma que “redadas como esta forman parte del ataque continuo y sistemático contra las organizaciones de la sociedad civil palestina y son prácticas impuestas a las organizaciones que tienen un papel en la promoción de los DDHH en la sociedad palestina.”

Denunciamos asimismo que estos ataques se han endurecido en los últimos años en forma de difamación, al acusar a organizaciones como la UPWC y Addameer de estar vinculadas con el terrorismo, detenciones arbitrarias de personal de estas organizaciones y defensoras y defensores de DDHH, restricciones de viajes o presión del lobby israelí a donantes para que dejen de apoyar su trabajo. Es destacable señalar que la Presidenta de la UPWC, Khitam Saafen, conocida activista a nivel local e internacional por la defensa de los derechos de las mujeres, fue sometida a detención administrativa entre julio y octubre de 2017.

Condenamos enérgicamente estas prácticas sistemáticas que constituyen una violación de los DDHH y tienen como objetivo evitar que las organizaciones palestinas puedan llevar a cabo su labor de defensa de derechos, de apoyo a la población palestina, así como que puedan seguir exponiendo las violaciones sistemáticas de los DDHH que supone la ocupación.

Por todo ello, como firmes defensoras de la protección de la población civil palestina y del ejercicio de sus derechos civiles y políticos, exigimos a los gobiernos e instituciones internacionales

  • Una firme condena de los hechos ocurridos, así como de la política sistemática israelí de ataque a las organizaciones palestinas de DDHH que trabajan en la protección y defensa de los derechos humanos y la denuncia de las graves vulneraciones cometidas por Israel en el marco del Derecho Internacional Humanitario (DIH) y de la legislación internacional.
  • La imposición de sanciones y el fin del comercio de armas con Israel como respuesta ante la escalada de ataques contra defensores/as de DDHH y contra la sociedad civil palestina en general, haciendo uso de los mecanismos de que dispone la comunidad internacional para evitar la impunidad de otros Estados ante la comisión de graves vulneraciones de los DDHH y del DIH.
  • El mantenimiento y fortalecimiento del apoyo a las organizaciones de la sociedad civil palestina que trabajan en la defensa de los DDHH, a través de la financiación de su trabajo y el respaldo a acciones de incidencia internacional, frente a la criminalización creciente.

En Ramallah, septiembre de 2019.
Novact, AECOS, Suds, Mundubat, Paz con Dignidad, Sodepaz.