Comunicado: La negligencia médica se ha convertido en una política israelí sistemática utilizada contra los prisioneros palestinos

 

El pasado, 26 de noviembre de 2019, el prisionero palestino Sami Abu Diyak murió en la clínica de la prisión israelí de al-Ramleh por negligencia médica.
 

Abu Diyak fue arrestado en 2002, y fue sometido a interrogatorios intensivos en el prisión, donde padeció también distintos tipos de tortura física y psicológica y fue trasladado al hospital tres veces como resultado de las torturas. Después ,el tribunal de ocupación militar condenó a Sami Abu Diyak a tres cadenas perpetuas y 30 años de prisión.

Antes de su muerte había cumplido 17 años, muchos de ellos siendo transferido entre prisiones, clínicas y hospitales, debido a su padecimiento de un cáncer estomacal. Enfermedad que apareció en 2015 pero que sin embargo no fue tratada ni diagnosticada adecuadamente en las clínicas de las cárceles israelíes.

Su condición médica crítica se vio exacerbada por el diagnóstico incorrecto, y tras una operación, entró en coma durante 34 días. Después, Sami fue transferido a la clínica de la prisión de al-Ramleh, donde comenzó quimioterapia y continuó el tratamiento durante 8 meses. En las últimas dos semanas, Sami fue transferido nuevamente a la Clínica de la prisión, que carece de los estándares adecuados de atención médica, donde después falleció.
 
Este no es un caso aislado, más de 222 presos han fallecido en cárceles israelíes desde 1967, y 67 de ellos por negligencia médica. Actualmente, el número de prisioneros enfermos asciende a 700.
 
La negligencia médica se ha convertido en una política israelí sistemática utilizada contra los prisioneros palestinos que debería obligar a los organismos internacionales, incluidos el CICR y la OMS, a presionar para que las autoridades de ocupación israelíes rindan cuentas por sus crímenes.
 

Desde NOVACT condenamos la vulneración sistemática de Derechos Humanos por parte de el estado de Israel, y nos sumamos a la petición del Consejo de Organizaciones Palestinas de Derechos Humanos (Palestinian Human Rights Organizations Council) para exigir que cumpla con los estándares internacionales.
 
Desde el Consejo de Organizaciones Palestinas de Derechos Humanos (Palestinian Human Rights Organizations Council) también se ha condenado la muerte del preso Sami Abu Diyak en cárcles israelíes por negligencia médica.