COMUNICADO: Apoyo a los movimientos de protesta en Túnez y petición de liberación de los manifestantes

Marzo 2021

NOVACT, el Instituto Internacional para la Acción Noviolenta, denuncia la respuesta de las fuerzas de seguridad ante las protestas y la violación de derechos por parte de la policía en Túnez. Reafirmamos que el respeto de los derechos humanos es una condición necesaria para la prevención del extremismo violento.

En las últimas semanas han surgido movimientos de protesta en diferentes regiones de la República Tunecina, especialmente en los barrios y zonas que más sufren la marginación y la exclusión y que viven a diario todo tipo de violencia estructural, social y económica.

Estas manifestaciones, en las que participaron principalmente jóvenes, a menudo menores de edad, pedían al gobierno tunecino que mejorara las condiciones de vida, que adoptara una verdadera política de lucha contra la pobreza y que tomara medidas concretas para garantizar el acceso al empleo. Exigen que se respete la Constitución y, en particular, el derecho a una vida digna (artículo 21 de la Constitución). Ante esta desesperación, muchos han optado por abandonar el país. Los que se han quedado piden ahora que se les escuche: «Trabajo, libertad, dignidad social».

A estas manifestaciones, el poder ha respondido por la vía violenta: nuestras socias en Túnez han identificado más de 2.000 detenciones, la mayoría de ellas de menores de edad: detenciones arbitrarias, a veces en domicilios particulares, sin órdenes de detención; uso abusivo y desproporcionado de la fuerza (manifestantes golpeados y arrastrados al suelo, golpes con porras, gases lacrimógenos, insultos ); decisiones arbitrarias de dispersar manifestaciones; detenciones selectivas y acoso a los defensores de los derechos humanos (como Hamza Nasri Jeridi o Badr Baabou, de la asociación DAMJ); malos tratos y falta de respeto a los derechos fundamentales en caso de detención (ley 5-2016); juicios rápidos (100 personas juzgadas en 4 horas en Ben Arous), sin abogados, sin asistencia médica, aun habiendo heridos…

El número de detenciones abusivas y la violencia utilizada por la policía para dispersar estas manifestaciones ilustran claramente la voluntad política de restringir el uso del espacio público y la expresión legítima del descontento de la población.

El gobierno tunecino debe garantizar el respeto a su Constitución asegurando que se respete el derecho de manifestación y reunión de los ciudadanos y sus derechos fundamentales en caso de detención.

En Túnez, como en otros lugares, el establecimiento de estados de emergencia sanitaria o de seguridad ha permitido reiteradas violaciones de derechos fundamentales, bajo el pretexto de una amenaza al orden público. Las libertades políticas no son un lujo en un Estado democrático: son una necesidad. No se puede construir ni preservar una sociedad democrática si no se garantiza, promueve y respeta la libertad de reunión y la libertad de asociación.

El contexto sanitario no debe justificar las prácticas ilegales y liberticidas de los gobiernos. Por el contrario, como amplificador de las desigualdades y de las disfunciones estructurales, debe ser la ocasión de repensar el sistema de protección social para permitir el mejor apoyo posible a las personas con dificultades, y en particular a los y las jóvenes.

El malestar social y económico exige respuestas sociales y económicas.

Ante esta situación, NOVACT, reafirma su apoyo y:

DENUNCIA la respuesta securitaria, represiva y violenta elegida por el gobierno tunecino

HACE UN LLAMAMIENTO al gobierno tunecino para que asuma la responsabilidad de defender la Constitución de 2014 y de hacer cumplir todas las leyes que garantizan la protección de los derechos humanos fundamentales

EXIGE la inmediata liberación de todos los manifestantes pacíficos, activistas y defensores de los derechos humanos que han sido detenidos arbitrariamente

EXIGE la libertad provisional de las personas que pudieran ser objeto de acciones judiciales (hasta que existan pruebas manifiestas de infracciones previstas por la ley)

PIDE que se cumpla la Ley 5-2016 que garantiza los derechos fundamentales en caso de detención: el derecho a la presencia de un abogado, el derecho a un examen médico, la obligación de informar a la familia y las normas generales relativas a la custodia policial. Las asociaciones de derechos humanos han observado numerosas deficiencias.

HACE UN LLAMAMIENTO al gobierno tunecino para que asuma la responsabilidad de proponer una respuesta pacífica y constructiva a estas protestas, abriendo el diálogo y proponiendo medidas concretas de protección social.

NOVACT seguirá defendiendo, en todo el Mediterráneo, el respeto de los derechos humanos como condición necesaria para prevenir el extremismo violento. NOVACT seguirá defendiendo la idea de que el tratamiento de seguridad de las protestas es inaceptable y no puede ser la solución. NOVACT y sus socios seguirán apoyando a las organizaciones y activistas tunecinos que han optado por la lucha civil no-violenta y las estrategias de defensa como herramientas para la transformación social de las sociedades.

No dejaremos de sumarnos a todas las manifestaciones, a todas las acciones nacionales e internacionales que reivindiquen la solidaridad con las organizaciones de derechos humanos, para garantizar una paz justa, sin represión ni violencia, allí donde sea necesario.

Foto: Regional Press